Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Valle del Almanzora: La Tierra de las Mil Sombras

Valle del Almanzora: La Tierra de las Mil Sombras

El nombre de la A-338 no es tan lustroso como el de la carretera del mármol. Lo que hoy es asfalto, hace unas décadas era un camino por donde los viejos camiones “gateaban”. Así es el Valle del Almanzora, un camino natural que guarda muchas de sus esencias. Recorrer este valle sin prisa es casi una obligación para los que se propongan disfrutar del viaje con los cinco sentidos. La tierra de las Mil Sombras.

La A-334, la carretera que une Baza con Huércal-Overa. Entre huertas, almendros, llanuras y canteras aparecen pueblos dominados por el blanco de sus calles y fachadas, el mismo color que el de su prestigioso mármol, que ha dado a los pueblos del valle del Almanzora un carácter diferente.

Dicen que son las gentes las que hacen el paisaje, y esta zona de la provincia almeriense es un buen ejemplo de ello.

Podemos comenzar por El Hijate, en el margen izquierdo del río Almanzora, donde no solo tenemos que hacer una parada para conocer la torre de El Ramil o disfrutar del paisaje que forman sus almendros sino también para probar el estupendo jamón Tío Emilio y con suerte conocer a Emilio Salas, un apasionado de la gastronomía y por supuesto del buen jamón.

En la zona, cada camino nos lleva a una sorpresa. Torres de vigilancia, almendros en flor y las cumbres nevadas en el horizonte. Un escenario tan bello como salvaje. A la hora de comer encontramos una buena dirección en el restaurante Los Marines, donde ponen sobre la mesa un buen arroz cortijero, pulpo a la brasa o gambas con alcachofas y jamón.

Ya con el estómago contento solo hay que avanzar unos kilómetros para que aparezca a nuestro encuentro la monumental localidad de Serón, fundada por nazaríes en el siglo XIII y en la que podemos subir a su espectacular castillo, desde donde hay una maravillosa panorámica de la que forman parte las casas encaladas de Serón colgando de la ladera.

Siguiendo la ruta, poco después alcanzaremos Tíjola, donde podemos aprovechar para acercarnos a su piscina natural conocida como Balsa de Cela, un edén de aguas termales que emergen de manera natural con un caudal constante de 42 litros por segundo y una temperatura que se mantiene en las distintas épocas del año entre 22 y 24 grados centígrados. Aquí los amantes de los buenos aceites tienen otra visita casi obligada: las instalaciones de Tijoliva.

La vieja vía del tren ahora está tomada por ciclistas y paseantes. La vía verde se ha convertido en el nuevo referente turístico. Los ciclistas saben que el desvío en Fines a la Venta de El Sevillano merece la pena. Sus bocadillos de jamón son el mejor dopaje de energía, si además lo ponemos un poco de queso y aceitunas la opción es perfecta.

El viaje no ha hecho más que comenzar por lo que aún quedan bastantes sorpresas. Por ejemplo, Olula del Río, uno de los lugares más conocidos de la comarca del mármol. De nuevo, el blanco reina en calles y fachadas recordando que la materia prima que da vida a la mayoría del valle es esencial en la vida de la comarca.

Además de una bonita panorámica de postal, Olula del Río tiene rincones con encanto como los de las iglesias de San Sebastián y de Nuestra Señora de la Asunción, la primera construida en estilo neoclásico a finales del siglo XVIII; la segunda, levantada por completo con mármol. También hay espacio aquí para la cultura visitando el Centro Pérez Siquier, dedicado a la obra del Premio Nacional de Fotografía 2003, Carlos Pérez Siquier; o el Museo Casa Ibáñez, un auténtico regalo para los amantes del arte con mayúsculas ya que acoge una de las mayores colecciones de Arte Contemporáneo de Andalucía.

Ya estamos muy cerca de ese lugar tan extraordinario que resulta casi imposible evitar la sorpresa. Hablamos de Macael y del paisaje que ha ido formando la roca de este pueblo. Es aquí donde se encuentran las famosas canteras de mármol de las que se sacó material para lugares tan emblemáticos de nuestro país como la Alhambra, la mezquita de Córdoba, el monasterio de El Escorial o el Teatro de Mérida. Un lugar completamente excepcional que no ha pasado desapercibido para el cine. Directores como Ridley Scott, que rodó en este lugar secuencias de ‘Exodus’ mostrando la majestuosidad de un paisaje imposible, aseguran haber quedado impresionados con este lugar, que es el centro de la actividad económica del valle.

Desde aquí, si tenemos tiempo, podemos abandonar por un momento la A-334 para seguir hacia el norte camino de Oria, una de las localidades más interesantes de la zona. No podemos dejar de conocer la Basílica de Nuestra Señora de las Mercedes, la ermita de San Gregorio o los restos del castillo de Oria. Ni tampoco dejar de conocer a Juan, a quien todos llaman el panadero de Oria, todo un personaje que elabora los mejores dulces de la zona. Tanto que podrían competir con los de cualquier establecimiento gourmet.

Artículo publicado en Marca.com por Pedro Madera el 24/04/2018

Ver articulo