En esta ruta se propone un viaje siguiendo el curso del río por todas aquellas poblaciones que eligieron asentarse junto a su cauce en busca de la fertilidad de sus huertas y el agua que desciende de las cumbres de los Filabres y las Estancias.

El viaje lo iniciamos en Zurgena , pueblo al que se accede desde la A-334 en Overa (salida de la autovía A-7), o desde Baza. En Zurgena, el río ha condicionado la vida de sus habitantes hasta el punto de que su núcleo urbano está repartido entre ambas orillas del río unidas por un puente.

A 6,5 kilómetros de Zurgena se encuentra Arboleas , a la que se puede llegar por una carretera que parte de la zona antigua por un recorrido en paralelo al río Almanzora, o desde la Alfoquía en otro recorrido paralelo a la vieja línea ferroviaria. En Arboleas merece la pena detenerse en el Museo Pedro Gilabert. El museo es municipal y en él puede verse la mayor parte de su obra. Además, es interesante visitar las ruinas de la primitiva iglesia de Arboleas de 1492, y la Torre de Arboleas, construida por los musulmanes. Su estado de conservación es muy bueno. En la restauración aparecieron restos arqueológicos que están expuestos en el Ayuntamiento. 

Desde Arboleas, siguiendo el curso del río, se llega a Almanzora, una pedanía de Cantoria. También puede llegarse a esta localidad siguiendo la carretera A-334, y en el último cruce de Albox está señalizada su salida. Puede verse el Palacio de los Marqueses de Almanzora, residencia señorial considerada como el ejemplar Neoclásico más espléndido en su género de la provincia. Remontando el río nos encontramos con un puente muy singular, el Puente de Hierro. Una obra de ingeniería construida en los años veinte sobre el río Almanzora. El puente está realizado en hierro mediante una estructura de forma cicloidal. Sobre él mismo pasa la carretera que nos conduce a Cantoria.

Cantoria puede considerarse la puerta de los pueblos del mármol. En su núcleo urbano se encuentran edificios señoriales de gran belleza, como la casa del Duque del Infantado o la del Marqués de la Romana, el convento de la Divina Infantita, de estilo barroco popular del siglo XVII y XIX, ya en ruinas, la Ermita de San Cayetano y San Atón del XVIII, la Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Carmen, actual templo parroquial, construido en el siglo XIX, el teatro Saavedra, y el antiguo Pósito.

En el Lugar Viejo se concentran los restos de la era musulmana que habitó esta zona hasta el siglo XV. Musulmán también es la “Torreta”, una torre vigía que se encuentra en La Hojilla y que se ve desde la carretera A-334. De la arquitectura industrial, además del citado puente, merece destacarse las estaciones de ferrocarril.

Desde Cantoria, en paralelo al río, llegamos a Fines volviendo a la carretera A-334. En Fines conviene detenerse en la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, la iglesia parroquial del municipio, construida en 1634, así como en el Museo del Mármol, con esculturas de los alumnos de la Escuela del Mármol de Fines.

A escasos dos kilómetros se encuentra Olula del Río. En Olula también se encuentran las ruinas de la fortaleza árabe, de la que quedan vestigios de casas, torreones y un aljibe. La fortaleza se construyó sobre un poblado de la Edad del Bronce.

 

Muy cerca de Olula está Purchena, donde se encuentra el Museo Municipal de Arqueología Islámica, que guarda varias maravillas de mármol, vasijas decoradas de todos los estilos del período y muchos otros objetos procedentes de excavaciones en la Alcazaba y de hallazgos fortuitos en el barrio viejo del pueblo. De Purchena partimos hacia Armuña de Almanzora siguiendo la carretera que sale del pueblo por detrás de su Alcazaba. Tras llegar al cruce giramos a la izquierda y continuamos la ruta. En Armuña destaca su Iglesia Parroquial, del siglo XVI, y las ruinas del antiguo castillo.

A dos escasos kilómetros se encuentra Tíjola, con un importante legado. Su templo parroquial ha sido recientemente declarado Monumento Histórico Artístico. Desde Tíjola continúa la carretera por el cauce dle río, con agua permanente si el camino se hace invierno o primavera, hasta llegar a Serón, cuyas casas están enclavadas en la ladera de la montaña presidida por el Castillo. La fortaleza musulmana ha sobrevivido hasta nuestros días.

Caminando por el lecho del río, entre alamedas y choperas, se remonta el mismo hasta Alcóntar. También puede seguirse una carretera en paralelo al río asfaltada y más cómoda para el caminante. Alcóntar es conocido por ser la cuna del Almanzora, donde nace el río que baña todos los munucipios descritos en este viaje. El monumento más importante del municipio es su iglesia Parroquial, construida en 1820, y en cuyo interior destaca la presencia de un Cristo de gran realismo.

http://valledelalmanzora.org/el_valle/elvalle_ruta5.php

http://www.turismoalmeria.com/ruta-de-los-pueblos-bañados-por-el-almanzora

¿Podemos Ayudarle?