Cofradía de Nuestra Señora de la Angustias

En la villa de Albox, a finales del siglo XIX (1884), había grandes deseos en adquirir una imagen de NUESTRA SEÑORA DE LAS ANGUSTIAS que hiciese recordar a los albojenses la decimotercera estación del vía-crucis.

Los albojenses querían fundar una cofradía, una nueva hermandad, que viniese a fomentar, más y más, entre los hijos de Albox los cultos de la SEMANA SANTA que, desde tiempo inmemorial tenía lugar en nuestra villa con solemnidad digna de una localidad que no disponía de grandes recursos económicos.

 
En Albox residía -con su esposa doña Brígida Pardo Sánchez y sus seis hijos-, el señor Don Andrés Pío Fernández y Fernández, el cual fue Alcalde entre los años 1896 y 1898, por primera vez, para regir después los destinos de Albox desde el último año del Siglo XIX al segundo año del XX (entre los años 1898 al 1899, los albojenses conocieron dos alcaldes: don Francisco Jiménez Auíles y don Bernardo Mirón Jiménez).
.
 
Don Andrés Pío Fernández, estaba muy relacionado con los ingleses y alemanes de Almería, lo que nos lleva a suponer que fuese él, quién escribió aquella carta fechada el 25 de febrero de 1884, dirigida a cierta Casa de Londres, pidiendo, o solicitando, ciertos antecedentes, los que fueron facilitados a vuelta de correo, según escrito de P.M.F., en su “BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LAS IMÁGENES DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y SU SANTÍSIMA MADRE EN LA PARROQUIA DE ALBOX BAJO LA ADVOCACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LAS ANGUSTIAS”.
Los trámites para la traída del grupo escultórico que representaba a la imagen de NUESTRA SEÑORA DE LAS ANGUSTIAS, fueron rápidos: el día 8 de marzo de 1884, ya estaba camino de Albox la sagrada imagen; uno de aquellos mensajes recibidos decía “…hasta el día siguiente de la festividad de San José (19 de Marzo), no podía salir de Inglaterra la sagrada Imagen, la que, el día citado se había embarcado en el vapor español : “SOLIS”, el cual arribaría el puerto de Cartagena el último día del citado mes de marzo”.
 
¿Podemos Ayudarle?