Somontín: Balcón del Almanzora

Los primeros datos de Somontín son del siglo II, cuando el emperador romano Marco Aurelio autorizó acuñar moneda en este pueblo. Muchos siglos después, esta localidad sirvió de fortaleza musulmana. En 1594 don Miguel de Cervantes la visito como recaudador de impuestos de la Hacienda Real.

Un paseo por Somontín

Dejándote llevar por las calles de este encantador pueblo situado a 843m de altura accedes a la fuente de San Sebastián, parada obligatoria para saborear su rica agua. De ahí pasamos al Lavadero, lugar tradicional de encuentro. Luego subimos hasta la Iglesia de Santa María que da acceso a la plaza del Balcón del Almanzora, un lugar que no te puedes perder y desde el que verás la silueta de una sierra cincelada a golpe de martillo y salpicada de verdes lunares de pinos: la Sierra de los Filabres. En ese telón de fondo, podrás observar y contemplar, enganchadas como figuras de pesebre, una gran panorámica semicircular de pueblos de la comarca del Almanzora: Lúcar, Serón, Bayarque, Bacares, Tíjola, Armuña, Sierro, Suflí, Purchena, Olula del Río, Macael, Fines y Cantoria. Fue al contemplar este paisaje que el escritor modernista Francisco Villaespesa bautizó al pueblo en uno de sus poemas con el nombre de “Balcón del Almanzora“.

Continua la visita por sus estrecha y empinadas calles, pasando por las dos principales plazas, la del mercado y la del Santo donde se encuentra el Ayuntamiento y un bar para reponer fuerzas (Bar el Minero).

Sendero de las Minas de Talco

El Sendero de las Minas de Talco – PR-A 301 tiene su origen en la antigua vereda minera por la que los vecinos de Somontín y Lúcar accedían a los pozos de explotación de talco o “jaboncillo” y a los cortijos a media montaña. El talco ha sido durante un siglo la principal fuente de riqueza de estos municipios.

El sendero tiene 13km de longitud y es circular. Saliendo desde Somontín nos vamos la zona de la piscina municipal, cogemos el camino de la Cigarra para llegar a la rambla de Lúcar, de ahí al cortijo del Plantonal y a la rambla de Escuchagranos, hasta alcanzar el Camino del El Molinillo por donde entramos al pueblo de Lucar. Desde la plaza atravesamos el barrio de la Loma para llegar al Mirador de La Santa

Ahora volvemos de la población de Lúcar en dirección hacia la rambla de Lúcar, atravesando la ladera sur del monte Montroy. Este tramo es de gran belleza ofreciendo panorámicas de la Sierra de los Filabres y del valle del Almanzora. Después la senda nos lleva hasta el Barranco Rojo, tras una breve cuesta alcanzamos una mancha arbolada de encinas y pinos hasta llegar al Barranco de Escuchagranos.

En la rambla, el sendero asciende por la sierra de Somontín, pasando por las actuales canteras de áridos del pueblo hasta llegar a la zona de la Piscina Municipal desde donde hemos partido.

Esperamos que hayas disfrutado de esta magnífica excursión!!

¿Podemos Ayudarle?